En este artículo vamos a tratar uno de los temas más preocupantes dentro de la comunidad gatuna en el ambiente doméstico y es la lejía. Tu gato ama la lejía, pero lo normal es no saber por qué. Es por eso que te lo vamos a explicar en este artículo.

Los felinos tienen un gusto por la lejía hasta el punto de que si han limpiado algo con lejía seguramente vayan hasta el lugar y comiencen a revolcarse e incluso comiencen a lamer la zona.

Los principales riesgos de la lejía en los gatos

La lejía no es buena para nadie. A nadie se nos ocurriría lamer la lejía ni estar en contacto con ella durante mucho tiempo. Sin embargo, los gatos no puedes razonar esta parte y sí lo hacen.

El mayor problema es que acaban ingiriendo la lejía ya sea porque la lamen directamente o porque se restriegan por el suelo y luego cuando van a lavarse llevan toda la lejía a la lengua. Es por eso que hay que tener un cuidado increíble a la hora de utilizar la lejía hasta el punto de que conviene utilizar otro producto.

Tu gato ama la lejía por sus componentes

La razón por la que tu gato ama la lejía y qué debes hacer si la bebe Se conoce que algún componente o la combinación de varios atrae a los gatos porque se comportan como cuando están cerca del catnip o la valeriana.

Es por eso que lo primero que hacen es frotarse e incluso lamer la sustancia. Recordad que el catnip es una hierba que se utiliza para relajar a los gatos y tiene un olor que los atrae a todos los niveles. ¿Quién pensaría que con la lejía pasaría lo mismo?

¿Por qué los gatos aman la lejía? ¿Qué es lo que les atrae?

Desgraciadamente, no se sabe por qué la lejía atrae tanto a los gatos. Lo único que se sabe es que reaccionan de la misma manera que a otras sustancias, pero no comparten componentes.

Esto quiere decir que lo principal que hay que hacer es dejar de utilizarlo ya que supone un riesgo para los gatos. El amoniaco también hay que dejar de utilizarlo porque también es malo para la salud de tu gato. Además, este último se encuentra presente en la orina de los gatos y hace que piensen que han orinado por otras zonas de la casa haciendo que vuelva a orinar en los sitios donde hayas aplicado amoniaco.

¿Qué otros productos se pueden utilizar a modo de sustitución?

La razón por la que tu gato ama la lejía y qué debes hacer si la bebe Se puede sustituir por un limpiador enzimático aunque hay que tener cuidado de todas maneras con los cubos de la fregona ya que pueden asomarse y beber pensando que es agua. Cuando se va a limpiar, lo mejor es tener a los gatos fuera del alcance de todo.

Los limpiadores enzimáticos son eco-responsables y están realizados con compuestos de pH neutro lo que hace que se disuelvan y degraden las sustancias químicas. Esto hace que el felino no confunda las zonas limpiadas con zonas para mear ni tampoco senirá atracción por el olor.

¿Hay algo más que pueda hacer para prevenir riesgos?

Es importante que después de haber limpiado la zona (5 o 10 minutos después), la aclares bien con agua para que queden aún menos residuos químicos o elimines los posibles restos que puedan quedar. Es una medida de prevención que nunca viene mal.

¿Qué debo hacer si mi gato bebe lejía?

Si tu gato ha ingerido lejía, lo primero que debes hacer es diluir un poco de vinagre en agua o en zumo de limón. Esto lo que hará es contrarrestar los efectos de la lejía.

En ocasiones se recomienda provocarle el vómito, pero si ha tomado sustancias corrosivas (como un detergente) le hará daño en el esófago. Es por eso que se prefiere, normalmente, rebajar el nivel de la sustancia en el propio estómago.

Por lo tanto, dale de beber esa mezcla y llama al veterinario lo antes posible. Si sois varias personas, lo mejor es que uno haga la mezcla y otro llame al mismo tiempo al veterinario. ¿Conocías por qué tu gato ama la lejía y qué hacer si la bebe? Déjanos un comentario para que podamos leerte y si te ha gustado no dudes en compartirlo utilizando los iconos inferiores de redes sociales ⬇🐱💚