Los gatos no dejan de ser animales con sentimientos que pueden sentir frustración, estrés, ansiedad etc. Es por eso que un felino puede terminar desarrollando su comportamiento hacia la agresividad por ciertos factores. Lo que tenemos que entender es que un gato agresivo puede ser potencialmente peligrosos en el ámbito doméstico ya que sus garras son más potentes de lo que parecen y cuando están muy estresados pueden desquitarse con el primero que pase por delante.

MDG

Es por eso que la esencia de que un gato no esté agresivo reside en el buen trato que le demos y en pensar en sus necesidades. Es posible que el gato no esté preparado para convivir con un perro, es posible que no quiera tanto mismos porque se siente estresado o cualquier otro factor que afecte a su salud mental.

Siempre hay que ir a la raíz del problema para solucionar las conductas agresivas. Por lo tanto, vamos a poner a continuación una serie de consejos para poder calmar a un gato que se encuentra agresivo. Por supuesto, también queremos dejar claro que lo mejor es ver a un veterinario para que pueda analizar el caso de manera personal.

El gato se dirige hacia tu cara

MDG

Los felinos durante el juego suelen saltar, morder y en general, cazar. Cuando juegan con los humanos son conscientes de que pueden hacer daño y es por eso que se nota que golpean sin dañar.

Si notas que estás jugando y tu gato se dirige directamente a la cara, lo mejor es dejar de jugar para que se dé cuenta de que no está bien. No debes gritar o seguir jugando ya que puede acostumbrarse a ello y luego es peor. Contacta con el veterinario y explícale lo sucedido.

Los mordiscos y los arañazos son fuertes

Cómo saber si tu gato es agresivo y consejos para calmarlo

Esto está en relación con el punto anterior y es que si los mordiscos y los arañazos son fuertes, probablemente el gato no esté jugando o no se le ha educado para no hacer daño. En todo caso, lo mejor es parar de jugar ya que puede darte en alguna zona sensible y puede dañar mucho.

Los mordiscos de juego siempre son suaves y los gatos no suelen sacar las garras.

El gato no frena aunque intentas separarte

MDG

Si observas que el gato se está poniendo agresivo e intentas separarte, pero te persigue y parece que no te quiere dar tregua, es otra señal de que el gato está desarrollando conductas agresivas. En estos casos, lo mejor es alejarse todo lo posible de él y encerrarse en alguna habitación hasta que se calme.

Debes acudir al veterinario lo antes posible para poder contarle la situación y tomar medidas.

Así debes actuar frente a un gato agresivo

Cómo saber si tu gato es agresivo y consejos para calmarlo

No todo está perdido y es que igual que los seres humanos, los felinos tienen posibilidad de cambiar su comportamiento y relajarse. Normalmente, como indicamos en la introducción, los comportamientos agresivos se deben a problemas psicológicos del gato ya sea por una infancia difícil o por problemas de estrés.

Lo principal que debemos tener en cuenta es que lo mejor es acudir al especialista para que pueda tratar el caso de manera personal ya que cada gato es un mundo. Sin embargo, hay algunas pautas generales que se deben tener en cuenta para que la situación mejore.

Cómo saber si tu gato es agresivo y consejos para calmarlo

  • No jugar con el gato de manera agresiva y no utilizar nunca las manos, pies, brazos etc. para jugar con él ya que entiende que no hay problema con ello y luego lo puede hacer con otras personas.
  • Utiliza mejor cualquier juguete que le guste para que comience a acostumbrarse a jugar con ellos. Es buena idea encontrar juguetes que no estén sujetados por nadie sino que tenga propia autonomía.
  • Nunca gritar al gato ni empujarlo. Hay que tratarlos con mucha amabilidad para que no interpreten esos gestos como algo agresivo o amenazante.
  • Se puede utilizar el Catnip de vez en cuando para relajar al gato.

Claves para que tu gato no sea agresivo

Cómo saber si tu gato es agresivo y consejos para calmarlo

Es importante que los gatos para que no desarrollen conductas agresivas pasen tiempo con su madre y sus hermanos. Esto no ocurre en muchos casos por lo que cuando llegan a los hogares se encuentran desprovistos de amor. Es por eso que siempre tenemos que comprender que las conductas agresivas por parte de los gatos no son con mala intención sino que se deben a una infancia dura o donde no han conocido lo que es el amor de la mamá.

Por lo tanto, nuestro objetivo es ir dándole ese entorno seguro y de amor para que vaya entendiendo que está a salvo. Para esto es fundamental que lo tratemos con mucho respeto y que le dejemos su espacio para que sea él el que se acerque a su debido tiempo.

Una vez que ya parece que se integra bien, podemos empezar a jugar con él para que se sienta enérgico y se divierta. Sin embargo, recuerda que no debes jugar a cosas muy brutas que le puedan hacer daño ni tampoco utilizar tus extremidades como juguete.