Todos acariciamos a nuestros gatos, pero nunca nos preguntamos si lo estamos haciendo bien. Acariciar a un humano es bastante fácil porque puede comunicarte dónde quiere que lo acaricies (momento mimos) y es más fácil interpretar si es un buen momento o no.

Sin embargo, cuando se trata de los felinos, no nos paramos a pensar ninguna de estas cuestiones (normalmente) por lo que nos llevamos una sorpresa si de repente el gato se ofusca o te echa una mirada aniquiladora.

Pero no os preocupéis, porque en realidad ser un profesional de las caricias no es tan complicado. Solo es necesario prestar atención a 7 factores claves que te permitirán dejar a tu gato en la gloria.

Hay que aprender a leer las señales

20 razones del por qué no deberías tener un gato como mascota

Ay, las señales… ¡Qué importantes son! ¿Le apetecerá o no le apetecerá? Una pregunta base esencial para que lo que pase después no se estropee. Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de acariciar a un felino es sus niveles de cariñitos. Es decir, hay gatos más despegados y hay gatos que no pueden estar un segundo sin tu amor.

Una vez tengamos esto claro (que seguramente se os ha venido a la cabeza en el mismo instante en el que lo habéis leído), toca pensar en qué zona del cuerpo es la mejor para iniciar una caricia porque igual si empiezas por la cola las probabilidades de que tu gato se lo tome bien se reducen a un 20% mientras que si empiezas por la cabeza, aumentas a un 80%.

Si comienzas a acariciarlo y parece que hay buena aceptación, puedes proseguir, pero muy suavemente.

¡Importantísimo! El sentido de la caricia

15 fotos que demuestran que los gatos no son tan ariscos ...

Esto es algo a lo que no le damos importancia. Es más, en muchos casos hasta nos gusta acariciar en el sentido contrario del pelo, pero no se debe hacer. Hay que acariciar en el sentido del pelo porque a ellos les resulta menos abrupto.

Vamos, que si hay mucha confianza pues bueno, quizá no haya problema, pero si estás visitando a Pepín, el gato de tu amigo, lo mejor es que lo acaricies suave y en el sentido del pelo.

No nos podemos tomar las mismas confianzas con todos los gatos 😉

No fuerces lo que no fluye

Mi gato me muerde cuando lo acaricio, ¿por qué?

Ya sé que parece que estamos hablando de una relación de pareja, pero más o menos, se parece. ¡No fuerces lo que no fluye! Puede parecer una frase de gurú del romance, pero la verdad es que tiene mucha razón si la aplicamos al mundo de los felinos.

¡Y en el de los humanos también! Si la otra parte no está por la labor, recoge tus cosas y vete. En el caso de tu gatito, lo mejor es que te vayas despechado al sofá y mires unos segundos por la ventana. Ya verás como en un santiamén se acerca a maullarte y quiere amor.

Por consiguiente, no fuerces el contacto

▷Consejos para adoptar un gato | ECI Seguros

Esto va de la mano del punto anterior. Si tu gato no está por la labor, no sigas forzándolo e intentes acariciarlo. Si ves que rehúye de tu mano, no vayas a buscarlo para enjaularlo en tus brazos y darle caricias.

Los gatos nos ven como sus colegas (sus compatriotas), no como si nos debiesen algo. Por lo tanto, no es no. Es mucho más sensato (y respetuoso) acariciarlos cuando estén por la labor.

Además, si es un gato que no conoces o que acabas de adoptar, es probable que haya tenido experiencias muy duras. Lo mejor es darle mucho amor, pero cuando él se vea con ánimo. Mientras tanto, continúa cubriendo sus necesidades básicas y ya verás como con el tiempo comienza a confiar más en ti.

Mantén la calma

cariño gato - MiProma

Es esencial que cuando vayamos a acariciar a un gato lo hagamos con calma. Se tiene que percibir que estamos tranquilos y que irradiamos esa tranquilidad. Esto hace que el felino se encuentre más por la labor de que le acaricies porque entiende que no va a ser nada que perturbe su tranquilidad.

En muchas ocasiones, los gatos no quieren recibir caricias porque sienten que estás muy enérgico y ellos están en modo tranquilidad total por lo que son contrastes demasiado grandes.

Nunca lo acaricies por la espalda

Asma felina: diagnóstico, tratamiento y consejos para cuidar la salud de tu gato - TUCAN CENTRO VETERINARIO EN FUENGIROLA

Esta caricia también se la conoce como “caricia de la traición”. ¿Por qué? El gato no se está dando cuenta de que lo quieres acariciar y no estamos teniendo en cuenta si él quiere o no. En muchas ocasiones incluso puedes asustarlo.

Todo esto conlleva a la larga una pérdida de confianza por parte de tu gato aunque te parezca que no. Lo ideal sería ir siempre de frente para que nos pueda ver y rechazar en caso de que no desee caricias.

Si acepta tu caricia empieza con las mejores zonas

¿Cómo saber si mi gato disfruta de mis caricias? - Pet's Life

Lo dicho, ¡importante no empezar por la cola! Comienza por la zona del cuello o del mentón que tienden a disfrutar mucho. Esto hará que la primera impresión le resulte agradable y quiera continuar.

De ahí ya puedes ir pasando con mucha suavidad a otras zonas como puede ser el costado. Eso sí, si notas que no le gusta la idea, continúa con las zonas que sí ha aceptado.

¿Conocías estas 7 maneras de convertirte en un profesional de las caricias gatunas? Déjanos un comentario para que podamos leerte 🙂