El estrés es un indicador de que una situación nos resulta un reto, algo complicado de abordar, pero que si conseguimos superar la situación (y por lo tanto, ese estrés) puede ser muy satisfactorio y positivo. Sin embargo, si el estrés nos supera, no resolvemos ningún problema e incluso llega a ser negativo ya que nos invade una sensación de descontrol y de ansiedad.

No obstante, esa visión de superar el estrés en una situación determinada es un poco idílica ya que la mayoría sucumben a ese estado alterado y nos son capaces de superarlo. En el caso de los gatos, el estrés surge ante una situación de miedo, frustración o incertidumbre.

Es posible que el felino logre adaptarse y superar la situación, pero también es muy posible que no lo consiga. Es ahí cuando comienzan los problemas de estrés ya que comienzan a mantenerse en el tiempo y comienzan a aparecer comportamientos o conductas un tanto extrañas. Además, el estrés es muy peligroso porque puede generar trastornos psicológicos, pero también puede llegar a consumir al felino a nivel físico y sin darnos cuenta.

¿Qué es lo que puede causar estrés en gatos?

Cómo saber si mi gato está estresado - 6 pasos

Estos animales peludos (y compañeros del alma) adoran la rutina y los hábitos. Son animales de costumbres y llevan muy mal todo aquello que suponga un cambio. Esto se debe a que se sienten seguros en lo que ya conocen y enfrentarse a algo nuevo quiere decir que tienen que salir de su zona de confort y eso les produce estrés. No obstante, puede haber otras causas y las comentamos todas a continuación:

  • Un hogar poco adaptado. Cuando un humano compra una casa, lo primero que hace es ponerla a su gusto porque obviamente va a pasar muchas horas en ella. El problema está en que cuando tenemos un gato no adaptamos la casa a ellos salvo por comprarles (si acaso) un rascador-casa para que puedan subirse a las alturas. Sin embargo, hay muchas otras cosas que se pueden tener en cuenta en la casa para que sea todo un paraíso.

Si te interesa este tema de la casa-paraíso, te dejamos este enlace donde te indicamos muchas cosas que puedes hacer para conseguirla

Manejo del estrés en gatos durante la cuarentena - Labyes

  • Tu gato puede sufrir estrés también si no tiene el suficiente contacto social. Es cierto que los felinos tienen a tener un mayor sentido de la independencia, pero eso no quiere decir que no necesiten compañía de vez en cuando. Es importante que estemos ahí para ellos y les demos mimos, juguemos con ellos y en definitiva, sean parte de la familia.
  • Una mala alimentación puede terminar generando problemas de estrés por lo que es muy importante saber qué comida le estamos dando y que sea de calidad. También puede tener estrés debido a alguna enfermedad.
  • Es importante que la casa tenga más de un arenero y varios comederos. Date cuenta que tu gato tiene el instinto activado y aunque está en una casa, sigue realizando los mismos hábitos que haría un animal salvaje. Lo que queremos decir es que es importante simular ciertos aspectos de la naturaleza. Por eso conviene poner varios comederos (para que sienta que hay abundancia), varios bebederos que estén lejos de los comederos (para que no sientan que puede ser agua contaminada) y varios areneros alejados, para que puedan escoger diferentes zonas donde hacer sus necesidades.

¿Qué síntomas muestra un gato estresado?

El vídeo que acompaña al titular en Instagram o la foto que acompaña el titular en Facebook es una buena representación de lo que es un gato estresado. No obstante, no os preocupéis porque vamos a colocar más fotos y vídeos para que podáis ver con claridad cómo se presenta un gato estresado.

Es muchos casos, a los dueños (que no saben que su gato está sufriendo de estrés), les parece tiernocuqui que su gato saque la lengua como si fuera un perro y abra mucho los ojos. Parece que transmite la sensación de estar muy atento a algo, pero la realidad es muy diferente.

Pueden mantener los ojos abiertos (sin pestañear) y con las pupilas dilatadas a la vez que jadean. Esto es porque no respiran adecuadamente (debido al calor, al estrés o a alguna enfermedad que tenga que ver con el sistema respiratorio) y comienzan a realizar respiraciones más rápidas y cortas ya que les transmite la sensación de estar respirando mejor. Sienten que absorben más oxígeno.

Créditos: Mascotas y Familias Felices

Vídeo explicativo sobre los jadeos

Esto son los síntomas que puede mostrar un gato con estrés:

  • Comienza a comer menos. Es posible que tu gato no comiese mucho ya de por sí, pero notarás que come menos de lo normal. Parece que le cuesta acercarse al comedero.
  • Se le han quitado las ganas de jugar y parece estar en un estado de apatía.
  • Comienza a hacer sus necesidades de manera poco efectiva ya que las hace fuera del arenero o en sitios donde antes no las hacía.

Causas de la alopecia felina - Cómo tratar las calvas o alopecia en gatos

  • Surgen comportamientos obsesivos. Es decir, comienza a hacer de manera repetitiva una misma acción que termina produciendo problemas de salud como puede ser lamerse en exceso, correr de manera compulsiva, comer en exceso etc.
  • Las conductas del felino pueden cambiar hacia una vertiente más agresiva. Puede comenzar a realizar un marcaje de manera excesiva (a la hora de rascar u orinar) y puede comenzar a mostrarse irascible.

Otro de los problemas del estrés es que si no te das cuenta a tiempo, puede comenzar a afectar a ciertos órganos e incluso pueden llegar a haber alteraciones digestivas, respiratorias o urinarias. Es importante que en cuanto captemos que algo anda mal o que su conducta es rara, lo llevemos al veterinario.

¿Cómo podemos ayudar a un gato estresado?

Gatos en la cama: riesgos para la salud

Por supuesto, lo primero es ir al veterinario, pero si además queremos mantener en casa una serie de comportamientos o de acciones que van a ayudar al felino en su recuperación, hay unas cuantas opciones:

  • Paz y tranquilidad. El gato para recuperarse necesita un entorno tranquilo donde pueda estar solo y descansar. No sirve de nada que haya perros jugando cerca que lo puedan alterar o en definitiva, cualquier aspecto que pueda estresarlo. Es importante ofrecerle también comida de calidad (que cubra todas sus necesidades nutricionales) y también sus necesidades de higiene.
  • Adapta la casa para que esté hecha para tus gatos. Es importante añadir camas en las ventanas, para que puedan ver el exterior; añadir soportes en la pared para que puedas caminar por ellos hasta llegar, por ejemplo, a un armario con una zona habilitada solo para ellos etc.

Los gatos pueden contraer COVID 19 al dormir en la cama de sus dueños

  • Durante un tiempo, evita los cambios brucos. Si tu gato ha sufrido de estrés, es importante no hacer una mudanza o decidir cambiar los muebles. Mantenlo todo como ha estado siempre y cuando esté mejor, puedes si quieres hacer algún cambio, pero eso sí, los cambios siempre tienen que ser de muy poco en poco para que el gato pueda habituarse sin recaer en el estrés.
  • Si vas a tener más gatos, habitúalos desde pequeños a socializar. Esto hará que estén más preparados para entablar nuevas relaciones con otros animales y no sufrir de tanto estrés en estos casos. Eso sí, es importante que la socialización se realice desde un entorno positivo y sin presiones. Debe ser algo orgánico y predecible.
  • Si nada de lo anterior ha ayudado a tu gato a lidiar mejor con el estrés, lo mejor es acudir a un etólogo que son los profesionales encargados del comportamiento felino dentro de la medicina.

¿Conocías toda esta información sobre el estrés? Si te ha parecido instructivo, comparte el artículo utilizando los iconos de redes sociales inferiores para que otros puedan informarse también