Antes todo queremos añadir que es esencial realizar visitas al veterinario con frecuencia para que pueda revisar al felino y detectar cualquier patología de manera temprana. Las visitas a los profesionales las debemos siempre meter dentro de la rutina y coger la costumbre para que tenga la salud más óptima posible.
No obstante, nunca está de más saber información sobre los procesos que pueden vivir los felinos ya que en caso de no haber ido al veterinario hace mucho o en caso de percibir algo raro, podremos tener la información para alertarnos a tiempo y actuar.

Lo primero son las protuberancias

Síntomas de un gato enfermo | Purina®

El felino puede comenzar a tener áreas hinchadas en cualquier parte del cuerpo. Esto no quiere decir que porque tu gato tenga un bulto tiene cáncer, pero sí es cierto que siempre viene bien revisarlos para tener la seguridad de que no son cancerígenos. Es el veterinario el que puede identificarlos mediante una biopsia o las pruebas necesarias.

Los malos olores

Cuando percibes malos olores, no solo en la boca sino también en las orejas o en cualquier otra parte de su cuerpo puede ser un síntoma de cáncer. Lo mejor es que se revise de inmediato para descartar esta enfermedad o cualquier otra.

Problemas con el intestino

Los problemas gastrointestinales también son un indicativo. Con esto hablamos de diarreas, vómitos o incluso cuando el felino tiene problemas para orinar o para defecar. Si tu felino también muestra un abdomen hinchado o distendido podría ser por tener acumulación de secreciones.

Por lo tanto, revisión urgente con el veterinario.

Heridas que no acaban de curarse

Este tipo de heridas son muy concretas y es que hablamos de esas que no se terminan de curar. Es decir, nunca llegan a un periodo de cicatrización. En esos casos, acude al veterinario.

Tu gato no quiere comer

Cómo saber si mi gato está enfermo | Purina®

Este es un indicativo muy general, pero cuando un gato no quiere comer es que algo no anda bien. En estos casos, siempre hay que acudir al veterinario porque puede estar sufriendo un gran amplio abanico de patologías.

Por lo tanto, acude al veterinario y coméntalo por qué tu gato ha dejado de comer repentinamente o cómo ha sucedido todo para que pueda identificar la causa.

Si quieres conocer los síntomas de la anemia en felinos, te dejamos este enlace

Tos o problemas de respiración

La tos y los problemas respiratorios también son cuestiones muy generales, pero son indicativos de alguna patología. Pueden deberse a una enfermedad cardíaca, pulmonar o incluso puede deberse a un cáncer que se ha propagado en los pulmones.

Si percibes algún problema de esta índole no lo dejes pasar y visitar al profesional.

Tu gato no tiene energías

Síntomas de un gato enfermo del estómago, causas y tratamiento - GUÍA COMPLETA

Otro de los indicativos generales más conocidos que es la falta de energía dejando al felino en un estado de letargo o incluso de depresión. Si percibes que duerme mucho, no juega y en general, no tiene ganas de hacer nada, visita al veterinario para que puedas saber a qué se debe exactamente.

Todos estos signos indican que algo no va bien en tu gato. Puede tener uno solo o varios, pero independientemente de eso, siempre conviene consultar al veterinario y que le haga una revisión a tu felino para descartar cualquier patología que pueda desarrollarse si no se revisa.

¿Conocías estos aspectos que pueden indicar que tu gato tiene cáncer? Déjanos un comentario para que podamos leerte y si te ha gustado no dudes en compartir el artículo por redes sociales con los iconos inferiores ⬇🐱💚