Como todos los seres vivos, cuando comenzamos a sentir dolor también empezamos a actuar de manera diferentes. Esto puede estar representado por cambios de humor, posturas extrañas u otras señales. Es por eso que es importante conocer si nuestro gato puede estar sufriendo dolor y así llevarlo al veterinario cuanto antes.

4 signos que nos ayudarán a saber si siente dolores

Con acicalamiento, los gatos eliminan el pelo que está sucio
  • Tu gato no se asea o se asea muy poco. Todos los gatos tienen esa necesidad de estar siempre limpios y será raro no verlos acicalarse durante el día. Si notas que no se asea nada o muy poco, es posible que sufra de dolores que le impidan hacerlo con normalidad. Para saber si se asea poco podemos observar el pelaje que tiende a ser erizado, poco lustroso e incluso puede llegar a notarse áspero.
  • Tu gato no se afila tanto las uñas como antes o no frota su mandíbula. Esto es parte del marcaje y es importante para los gatos. Si notas que ha disminuido o que no lo hacen, algo no anda bien.
orange tabby cat near books selective focus photography
  • Si nuestro gato se encuentra dolorido es muy probable que también se encuentre estresado. Esto puede llegar al punto de que se muestran agresivos ante ciertos estímulos, como por ejemplo, una caricia. Si notas que tu gato se comporta arisco contigo, algo no está bien.
orange cat stretching on white surface
  • Si tu gato se pone en posturas antálgicas. Estas son aquellas posturas que nos alivian el dolor. Si ves a tu gato es posturas extrañas como verlo encorvado o estirando las patas delanteras como si se estuviera desperezando continuamente, algo anda mal. Si notamos que nuestro gato asume estas posturas extrañas habitualmente es porque puede estar sufriendo dolor.